Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 29 de junio de 2011

Abrir los brazos en forma de cruz. Cerrar los ojos y oler ese agua marina... Esbozar una pequeña sonrisa, y a la vez que abres los ojos, una ola te salpique con pequeñas gotitas la cara. Entonces grito con alegría:
¡Jodido mundo, aún sigo aquí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario