Se ha producido un error en este gadget.

martes, 28 de junio de 2011

Aquel día decidiste marcharte, yo no me preocupé, pensé que otro ocuparía tu lugar pero, ¿sabes? estaba equivocada, nadie te puede reemplazar, eres único, eras mío y hoy ya no estás. Te dejé ir, no hice nada para evitar tu marcha, por eso ahora vivo arrepentida, por eso ahora me duele ser tan orgullosa. Ya sabes, si algún día quisieras volver, no dudes en avisarme, por favor, que teniendo la oportunidad de volver a tenerte, no podría desaprovecharla por nada del mundo.. .
Nadie sabe

No hay comentarios:

Publicar un comentario