Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 15 de julio de 2011

Había una vez una chica que cuando cerraba los ojos, creía que el mundo ya no la podía ver. Solía cerrarlos cuando se sentía sola o angustiada, o simplemente cuando tenía miedo. Todo el mundo pensaba que era una mujer fuerte y valiente, y muy pocos sabían que, en realidad, era frágil y que frecuentemente se sentía asustada y sola, como una niña perdida en un bosque, de noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario